La arquitectura cubana en la Expo 67 de Montreal. (1ª parte)

Hoy repasaremos el concurso que se convocó para el diseño del pabellón cubano de la Expo 67 en Montreal, con algunas de las propuestas que se presentaron. En esta primera parte veremos ejemplos y comentarios del tercer premio y menciones, una segunda parte será para describir el proyecto ganador. Concurso al que acudieron muchos proyectos y en el que no se entregó segundo premio y que fue declarado desierto.

Tercer premio:
Propuesta presentada por el equipo formado por Fernando Salinas, Raúl González Romero y Alberto Rodríguez y como el proyecto ganador también se basaba en el “dinamismo, fuertes formas en lucha, abierto”. Las formas “petaloides” muy usadas en las obras de Salinas, se dejan ver con mucha soltura sobre todo en la planta aunque no tanto en la volumetría.

Mención:

El proyecto de Plinio Iglesias y Enrique Ezpeleta influido por el “estructuralismo” de la época, deja ver a través de un desenfado formal un resultado que emana de la técnica y las soluciones constructivas, con una coherencia formal de las más logradas entre planta y volumetría de entre todas las propuestas presentadas a concurso.

Mención:

Otro de los trabajos llamativos fue el de Osmundo Machado y Ulises Ferrer, de imagen futurista y de ciencia ficción apoyados en una bella técnica de representación, tres volúmenes cilíndricos y puntiagudos elevados del suelo, cual nave espacial y reflejados en unas láminas de agua en la parte inferior que harían su aspecto aun más espectacular .
Mención:

Reinaldo Togores, Orestes del Castillo y Raúl Martínez con grandes arcos y cúpulas buscaron referencias a las raíces arquitectónicas resultando una imagen similar a una de las escuelas de arte hechas en aquellos años.

Mención:
Javier Gutiérrez crea una “gran casa de tabaco”, hoy le llamaríamos “Ranchón” y que en la época fue visto como “folclorismo nativista demasiado evidente”; de todas maneras la proliferación de ranchones vinculados al turismo habrían tenido aquí una solución más adecuada a la creación mimética de estos en hoteles y cayos.

Mención:
Ricardo Porro, en la búsqueda de la “expresión nacional” recurre a un arte figurativo y lleva las ideas de representaciones genitales que tan buen resultado le diera en las escuelas de arte a algo demasiado forzado, para un dibujo sería perfecto y difícilmente seria apreciable en el conjunto, la volumetría, secciones y espacios no reflejan lo intuido en la planta, a la vez de ser una construcción con premisas muy alejadas de la rapidez, economía y facilidad de montaje que se buscaba.

fotos. Arquitectura Cuba 336
4 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.