Parque de los Mártires, 1965. Infanta y San lazaro. (I)

La arquitectura cubana tiene un hito en este proyecto, a continuación expondremos documentación de la época, y otros trabajos presentados en otro de los concursos que marcaron un camino que lamentablemente no fue muy transitado, en el sentido de las convocatorias de concursos y la coincidencia de tantas magnificas soluciones.

Dentro de su plan de obras para 1965, la JUCEI Municipal de La Habana había programado la construcción de un parque en la manzana comprendida por las calles Infanta, San Lázaro, Jovellar y San Francisco. Dado que esta zona céntrica de la ciudad se encuentra muy próxima a la Universidad y, por lo tanto, vinculada al largo y cruento historial revolucionario de los estudiantes, la JUCEI solicitó la cooperación del Colegio Nacional de Arquitectos para sacar a concurso el proyecto de dicho parque, después de considerar inaplazable un homenaje a los mártires universitarios.

El programa que la JUCEI propuso al Colegio se concreta en los siguientes puntos:
Bases del Concurso:
1. El proyectista mantendrá como mínimo el 50% de área verde.
2. Deben grabarse los nombres de todos los Mártires Universitarios desde 1871 hasta 1959.
3. Debe llevar un motivo simbólico (libre expresión) como recordación a las luchas.
4. Podrán celebrarse actos de recordación en determinadas fechas alegóricas.
5. El valor total del proyecto no podrá excederse de los $60,000.00

Inmediatamente, el Colegio Nacional de Arquitectos designó como responsable del mismo al Arquitecto Manuel Soto Riguera y elaboró las bases del concurso que se hicieron públicas el 18 de junio de 1965. Desde el primer momento, el concurso recibió un entusiasta apoyo de los arquitectos cubanos, especialmente de los jóvenes, ligados más directamente con la lucha contra la dictadura batistiana. Es así que se presentaron 27 trabajos provenientes de: La Habana, Pinar del Río, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba, con un total de 100 arquitectos participantes.
Es necesario destacar el aporte de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de La Habana. Los 4 trabajos en los que intervinieron 24 estudiantes y 4 profesores representan un notable esfuerzo ya que se encontraban en los exámenes finales de curso. Asimismo es apreciable el interés que el concurso despertó en arquitectos extranjeros residentes en nuestro país y que, de acuerdo con las bases, formaron equipos con arquitectos cubanos.

Por último, habiéndose reunido diariamente en los días que van del 11 al 16 de agosto, el jurado designado para juzgar los 27 trabajos presentados, eliminó un proyecto (el No. 16) por no ceñirse a los requisitos exigidos y otorgó los premios.

Fallo del Jurado
En el Salón de Actos del Colegio Nacional de Arquitectos, siendo las 6:30 p.m. del día 16 de agosto de 1965, con la asistencia del Jurado en pleno, que juzgó los trabajos presentados al Concurso del Parque ‘Mártires Universitarios” y del Responsable del Concurso y en presencia pública, se procedió a informar por el secretario del tribunal, del resultado del Concurso, leyéndose por el mismo lo que textualmente se transcribe a continuación:

El jurado designado para juzgar los 27 proyectos presentados al concurso para el parque ‘‘Mártires Universitarios” tras haber constatado, de acuerdo con el Programa y las bases del mismo que 26 de los trabajos cumplimentaban los requisitos exigidos y considerar que sólo el identificado con el No. 16 quedaba fuera de concurso por apartarse del programa, al plantear y desarrollar el monumento en otro lugar distinto al señalado en el programa y luego de haber deliberado ampliamente sobre los distintos factores a considerar en la evaluación de los proyectos (análisis de concepto, ecológico, funcional, de diseño, técnico-económico y de factores subjetivos) ha acordado por mayoría simple otorgar los siguientes premios:

1er. Premio, al trabajo marcado con el No. 25. (Mario Coyula, Emilio Escobar, Sonia Domínguez y Armando Hernández)
2do. Premio, al trabajo marcado con el No. 10. (Josefina Rebellón, Javier Gutiérrez, P. Bustos, L. Estévez, P. Mora.)
3er. Premio, al trebejo marcado con el No. 8. (Asociación de estudiantes de arq., asesorados por A. Quintana y Manuel Rubio)

Y adjudicar por unanimidad las siguientes menciones:

1ra. Mención, al trabajo marcado con el No. 13. (Inst. de Proys. Candelarioa Ajuria)
2da. Mención, al trabajo marcado con el No. 6. (. (Asociación de estudiantes de arq., asesorados por A. Quintana y Manuel Rubio)

El Jurado estuvo constituido por:

Arq. Rita María Yebra García, por Colegio Nacional de Arquitectos.
Arq. Sergio V. Mecías, por la JUCEI de La Habana.
Arq. Mario González Sedeño, por la Escuela de Arquitectura de la Facultad de Tecnología de la Universidad de La Habana.
Estudiante Orlando Pereira Glez, por la Federación Estudiantil Universitaria.
Arq. Vicente Lanz, por el Instituto de Proyectos del MICONS.

Apreciación Crítica

Entre los factores más relevantes de este proyecto se destaca una concepción fresca del programa, que se desarrolla como un parque donde el monumento forma parte integrante en toda su extensión y -donde los quehaceres revolucionarios estudiantiles se concretan en los muros, apreciables a través de un recorrido con apariencia de calle, teatro de las operaciones, sólo interrumpido por huellas de vehículos perseguidoras, tanques, etc. El monumento se desarrolla en amplias cintas de concreto explicativas de las diferentes épocas del martirologio, resumiéndose en un elemento mayor de culminación que es el triunfo de la Revolución en el 1959. El conjunto, rodeado por un cinturón de árboles, contribuye a enmarcar el proyecto, aunque no todo lo deseable. Otros aspectos que se destacan del trabajo son: la importancia dada al acceso principal, la facilidad de acceso por las diferentes calles, la formación de pequeñas plazas que servirán de escenario a los diversos actos de recordación, así como la relativa facilidad de construcción y económico mantenimiento.
Se sugiere a los proyectistas una solución más directa de la entrada principal hacia a calle Sen Lázaro, una mayor amplitud en la acera por la calle Infanta, así como una distribución más amplia de bancos utilizando para el!o el cinturón verde exterior.


Fuente: Revista Arquitectura Cuba 335

4 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.