Parque de los Mártires, otras propuestas (VI)

3er. Premio, al trabajo marcado con el Nº 8. Asociación de estudiantes de Arquitectura -AEA-, asesorados por Antonio Quintana y Manuel Rubio.

El hecho de exponer al público los proyectos participantes en el Concurso en los salones del Colegio de Arquitectos de La Habana y del interior, dejando abierta la posibilidad de discusión y de crítica en todos los niveles, ha sido muy positivo. Ha sido la vía para que fueran conocidos y tuvieran el éxito merecido, proyectos que no fueron premiados, como el de los estudiantes del tercer año de la Facultad de Arquitectura, asesorados por ese puntal de la arquitectura cubana llamado Antonio Quintana. Ser jóvenes estudiantes de arquitectura ha sido la desventaja: construir, hacer arquitectura es para ellos un imperativo categórico; a esta necesidad se impuso la necesidad de la imagen sintética y evocadora. Como consecuencia resultó un simbolismo híbrido: quien mira (y desde luego quien hubiera paseado bajo el puente o subido los diferentes niveles o permanecido bajo los árboles) se encuentra en una condición de relatividad, siendo el paso de una sombra a una luz como la explosión de una bomba, como un retorno de memoria, un “déja vu”: realidad vista y casi olvidada porque otra se sobrepuso, memoria que precede la percepción. Sin embargo, no queda alterada la evidencia del planteamiento, desde el punto de vista de su función conmemorativa y pedagógica.

2ª Mención, al trabajo marcado con el No. 6. Asociación de estudiantes de arquitectura, asesorados por A. Quintana y Manuel Rubio)


La 1ra. Mención fue para el trabajo marcado con el Nº 13 del Instituto de Proyectos del MICONS, Candelario Ajuria.


Fuente: revista Arquitectura Cuba 335

2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.