UIA 63, encuentro 40 aniversario. Eliana Cárdenas. (XII)

Hoy traemos la crónica del encuentro que tanto significó para la arquitectura cubana y que se celebró en 2003 para recordar el congreso, hecha por la prestigiosa profesora de historia de la facultad de arquitectura Eliana Cárdenas.

En ocasión del cuarenta aniversario de la celebración en Cuba del VII Congreso Mundial de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), la revista Arquitectura y Urbanismo publica un conjunto de textos en conmemoración de este acontecimiento, donde se incluyen documentos elaborados en aquella fecha, así como los recuerdos personales, cada uno con su propia visión, de protagonistas y testigos.

De nuevo La Rampa, el Pabellón Cuba: escenarios para encuentros sobre la arquitectura y la ciudad; encuentros con la historia. Cuarenta años después, un grupo de más de cien profesionales y estudiantes se reúnen para conmemorar la celebración del Primer Encuentro Internacional de Estudiantes y Profesores de Arquitectura y el VII Congreso Mundial de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), llevados a cabo en 1963. La Sociedad de Arquitectura de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la construcción de Cuba (UNAICC) en Ciudad de La Habana y el Comité de Teoría y Crítica de esa organización convocaron este evento, realizado durante las tardes de los días 8 y 9 de octubre del 2003. Y el Comité Organizador decidió que fuera en el Pabellón Cuba, obra emblemática de la arquitectura cubana de la década de los años sesenta y construido especialmente para albergar la exposición de Cuba al VII Congreso de la UIA.

El primer día, estuvo dedicado a La Rampa y contó en la presidencia con los doctores arquitectos Rubén Bancrofft, Oscar Hdez. y Eliana Cárdenas; presidentes los dos primeros de la Sociedad de Arquitectura de la UNAICC nacional y de la provincia Ciudad de La Habana, respectivamente, y la tercera, presidenta del Comité de Teoría y Crítica; quien dio lectura a un documento inicial, previsto como punto de partida para iniciar el debate, que abrió con el recuerdo del comandante Ernesto Ché Guevara, quien clausuró el Encuentro Internacional de Estudiantes y Profesores. El tema central, La Rampa, fue enfocado a partir de los valores de este sector de El Vedado, clave de la centralidad capitalina y la necesidad de su revitalización. También hicieron uso de la palabra Bancrofft y Hdez., enfatizando en la significación de este encuentro, a la vez que hicieron un llamado a la necesidad de establecer un compromiso con el desarrollo de la arquitectura y la esperanza de lograr que en el trabajo de la Sociedad de Arquitectura se lograra un nivel de unidad como el desplegado durante la celebración del Congreso en 1963. Oscar Hdez. se refirió particularmente al interés de la UNAICC en Ciudad de La Habana de realizar un proyecto, conjuntamente con la Asociación Cubana de Limitados Físico Motores (ACLIFIM), encaminado a eliminar las barreras arquitectónicas y que tal objetivo podría llevarse a cabo en La Rampa.

En la sesión se presentaron tres trabajos: Dos trabajos de diploma de la Facultad de Arquitectura de la CUJAE: uno realizado por los estudiantes Liván Parra y Jorge Alain García y dirigido por las profesoras Ángela Rojas e Isabel Rigol y otro de Manuel Díaz y Reynaldo Aguiar dirigido por Raúl Glez. Romero. También se presentó el trabajo realizado por el arquitecto Carlos Nodals, resultado de una tesis de maestría y en el que ha continuado profundizando. El debate sobre los criterios aportados por los ponentes y la necesidad de acometer acciones para la revitalización de la zona objeto de estudio se desarrolló en torno a temas tan importantes como la demolición del edificio Alaska y la posibilidad de incorporar ese espacio al Pabellón Cuba, en función de la importancia de recuperar lugares para el amplio uso público; la ubicación o no de edificios altos, si es válido recuperar la imagen de La Rampa de los años sesenta o incorporar nuevos elementos que, sin perder sus valores, otorguen una nueva imagen a este sector urbano.
Conclusión: se acordó convocar por la Sociedad de Arquitectura un Taller de Ideas sobre La Rampa, a realizar en enero del 2004, con el propósito de arribar a propuestas que posibiliten en un futuro no muy lejano rehabilitarla y así propiciar que los habaneros y quienes visiten la capital puedan seguir recorriendo Rampa arriba, Rampa abajo. Los recuerdos de los asistentes acerca de los dos encuentros de 1963 fueron el tema del día 9. La sesión comenzó con la proyección de diapositivas sobre la imagen gráfica del congreso, aportadas por el arquitecto Carlos Capote. Inmediatamente, sobre el encuentro de estudiantes se refirieron Oscar Hdez., Joel Ballesté, Magali López, Augusto Rivero: desde los viajes previos de promoción de los congresos hasta las actividades realizadas y otras que no tuvieron el término más feliz por la llegada del ciclón Flora a inicios de octubre. Se puso de manifiesto que aunque era de profesores y estudiantes, estos últimos fueron quienes llevaron la voz cantante, sobre todo los latinoamericanos, al aportar el carácter revolucionario que tuvo el conclave. Particularmente interesante fue el relato de Ballesté acerca de su encuentro con Niemeyer, así como con el Ché, cuando le llevó las conclusiones del encuentro de estudiantes. Posteriormente hicieron uso de la palabra los arquitectos Mario González, Raúl Glez. Romero, Arquímedes Poveda, Raúl Estévez, Rolando Samuel, Mario Coyula, Joel Díaz, Germán Bode, entre otros. Todos ellos se refirieron a sus experiencias durante la organización, la celebración del Congreso de la UIA y a las actividades posteriores, como la Asamblea General de la UIA celebrada en Ciudad México casi inmediatamente a la conclusión del congreso y donde la delegación cubana tuvo que luchar porque no se desconocieran los acuerdos tomados en el encuentro habanero. Uno de los aspectos que más se destacó por varios de los participantes, fue la presencia del Congreso en la ciudad y la vinculación de la población con el Congreso y la arquitectura. Esto lo ha convertido en un acontecimiento antológico en la historia de los congresos de la UIA. Al final, el presidente de la Sociedad de Arquitectura, arquitecto Oscar Hdez., reiteró la enseñanza que podría aportarnos toda la actividad desplegada en torno a los eventos de 1963, en cuanto a la unidad lograda por los arquitectos en torno a un objetivo común y el lugar alcanzado por la arquitectura en ese momento. Un objetivo actual es recuperar la importancia de la arquitectura para la ciudad y la población y alcanzar una arquitectura y un urbanismo mejores.
(Eliana Cárdenas, “Arquitectura y Urbanismo” vol. XXIV, Nº 3/2003)
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.