Vicente Lanz y Margot del Pozo (I)

Hoy vamos a iniciar un recorrido por la vida y obra del arquitecto José Vicente Lanz García, sobrino-nieto de José Martí y el último nieto de Rita Amelia, hermana del Apóstol, quien falleció en La Habana en Febrero de 2008. Para ello nos valemos de una excelente entrevista, aparecida en en la revista "Arquitectura y urbanismo" (Vol. XXII, Nº 1/2001) que le hiciera Juan García Prieto. Arquitecto. Presidente de la Sociedad de Arquitectura de Ciudad de La Habana (UNAICC). Profesor Titular Adjunto de la Facultad de Arquitectura de La Habana, ISPJAE y de la Facultad de Artes Plásticas, ISA.
Los arquitectos Vicente Lanz y Margot del Pozo, quienes obtuvieron el Premio Nacional de Arquitectura en 1998 –otorgado por la Sociedad de Arquitectura de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba– ingresaron en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de La Habana en 1936. Por tal razón, Juan García ha recogido el testimonio de ambos que resulta inestimable: constituyen la memoria viva más antigua que conserva la profesión en este año (2001) de conmemoración de un centenario de enseñanza de la arquitectura en Cuba.

Vamos a hablar sobre su época de estudiantes y como les llega la modernidad en una Habana donde los alumnos de Arquitectura realizaban prácticas de agrimensura en solares yermos que rodeaban el cruce de L y 23 –futuro corazón de la ciudad para los años sesenta– y transitaban, aún, por las obras en construcción de la inconclusa Colina Universitaria. Se trata del período del año 1936 al año 1941

—Salíamos por el fondo de la escuela para ir al edificio de matemáticas donde dábamos el cálculo y, “¿ya se había terminado la biblioteca?” —pregunta Margot. “Mira ese edificio que era algo histórico —puntualiza Vicente—, ya era diferente, comenzaba a ser moderno” Bueno, “como la escuela de Odontología y la otra que está por Infanta... —la de Veterinaria, agrega Vicente— esa era más moderna.”

¿Moderna, o Art Decó? —pregunto.

“¡¿Art Decó?!” Y es unísono el asombro compartido, al que Margot interpele echándose hacia delante y enfatizando con gestos en las manos y caras de que sin duda esa realidad la vivieron y fue así: “¡Nadie le llamó a eso Art Decó, nunca se usó ese nombre!”

—A lo que continúa Vicente ya sentado en el borde del sillón —: “esas clasificaciones son cosas de ustedes, para nosotros ahí ya empezaba a verse lo moderno, que todavía no lo era, pero que evidenciaba una búsqueda”. “Sí, — agrega Margot—los planos de la fachada a moverse y todos esos escaloncitos —que no deja de dibujar con sus manos—, el hospital largo de Marianao, el de maternidad de Emilio de Soto... y ese otro que está en San Lázaro, ese a mi me impresionó muchísimo, el de Copado, el de Manuel Copado que era profesor, sí, el de los balcones curvos...
Edificio Solymar, de Manuel Copado,
principios de los años 40

Interrumpo: —en un minuto traigo un libro para ubicar mejor las obras y seguimos. ¿Sí?

Al regreso, rápido, Vicente ya tenía organizado lo que sería un mano a mano de fotos, revistas, dibujos, y recuerdos. Margot había aprovechado para traer un té, evidentemente también previsto. La entrevista al matrimonio, corrió a dúo todo el tiempo. Margot, Enma Margarita del Pozo y Seiglie; y Vicente, José Vicente Lanz García fueron galardonados en el segundo otorgamiento del Premio Nacional de Arquitectura del año 98. Margot, que nació en septiembre del año 1920 en La Habana, estudió arquitectura entre los años 1936 y 1941. Vicente que nació en febrero del año 1919, cursó la carrera en el mismo período. Allí se conocieron y se casaron además, con la arquitectura.
5 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.