Vittorio Garatti, Instituto Tecnológico de Suelos y Fertilizantes, 1965 (I)


La siguiente es una reseña sobre esta obra, hiciera el destacado arquitecto Fernando Salinas en 1965 para la revista Arquitectura Cuba.

El problema de nuestros arquitectos ante la creación de la nueva arquitectura se parece mucho al problema precedencia del huevo o la gallina. ¿Deben estar creadas todas las condiciones de producción industrializada para que se produzca la nueva expresión - la gallina antes del huevo o deben los arquitectos tender hacia la nueva expresión, dentro de las posibilidades y características particulares de cada obra en esta etapa y así acelerar el proceso adelantándose el curso de los acontecimientos e influyendo en el desarrollo justo y adecuado de todo el aparato organizativo y productivo industrializado - el huevo condicionando la forma de la gallina?

En el caso de la arquitectura, como proceso dialéctico, ambas partes, huevo y gallina, producción y expresión deben desarrollarse simultáneamente, influyéndose mutuamente en el proceso de su desarrollo creador. En la totalidad de este proceso radica la grandeza de las posibilidades que el Socialismo brinda al desenvolvimiento de una nueva arquitectura y los complejos requerimientos individuales y colectivos que demanda: una dirección del proceso, amplia, científica y creadora, que se traduzca en una organización alentadora y estimulante del trabajo creador de calidad y una actitud individual revolucionaria de los arquitectos ante el problema de la creación, expresada a través de sus proyectos, obras y escritos. Es decir: un clima favorable a la creación de lo nuevo que culmina y debe concretarse en obras de alta calidad para el pueblo.

Las Escuelas de Güines constituyen un buen ejemplo en este sentido y su importancia, aparte de detalles formales más o menos logrados que escapan a este breve comentario, radica en el esfuerzo por encontrar una expresión a los problemas nuevos que plantea la Revolución a nuestra arquitectura. En la evolución del arquitecto como persona sensible en contacto con nuestras realidades.

Vittorio Garatti, a partir de las Escuelas de Arte que en su conjunto manifiestan constructiva y estéticamente las grandes contradicciones de aquella etapa inicial de nuestro proceso, pasando por las Escuelas de Güines, ya liberándose de la gramática formal del artesanado - de la escala del ladrillo - hasta su último proyecto del pabellón cubano para la expo de Canadá en 1967, se evidencia la presencia de un espíritu inquieto, investigador, a veces contradictorio, a la búsqueda de nuevos caminos expresivos para nuestra arquitectura a la escala de la cultura contemporánea.
Como un momento de esa trayectoria positiva que refleja y aspira expresar en formas nuevas transformaciones revolucionarias, es interesante señalarla. Como actitud activa y sensitiva, parece un ejemplo destacable. “Obrar – decía Goethe – es fácil; pensar, difícil; obrar según se piensa, es aun más difícil.
Ficha técnica:

Obra: Instituto Tecnológico de Suelos y Fertilizantes “André Voisin”.
Inversionista: Plan especial de Institutos Tecnológicos.
Arquitecto: Vittorio Garatti.
Equipo de proyecto: Hilda Fdez Vila (arq.), Eduardo Ecenarro (Ing.), Isabel Whitmarsh (arq.), Jose Morales (Ing.)
Tema: Internado para becados.
Ubicación: Carretera de Güines a Playa del Rosario, municipio Güines.
Superficie construida cubierta: 14,503 m2 (son 52 edificios).
Desarrollo por etapas: Cuatro etapas.
Sistema constructivo: hormigón prefabricado in situ, siporex cubierta y pisos.
Instalaciones o equipos: cocina para 2 000 alumnos, gabinete dental, planta eléctrica, bomba de agua para tanque de 20 000 galones.



Artículos relacionados:

5 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.