Vicente Lanz y Margot del Pozo (II)

Hoy vamos a continuar con la entrevista de Juan García, iniciada en el post anterior, hemos de añadir a los datos del “entrevistador” que además es yerno del celebre matrimonio de arquitectos cubanos Vicente Lanz y Margot del Pozo, de los que nos ocupamos en estos días, casado con la hija de estos, la también arquitecta Yolanda Lanz del Pozo.

¿Quién era el decano y los profesores, recuerdan a los profesores?

--Sí, a todos. El decano era Francisco González, que le decían ...
–Él era también profesor de Dibujo y había un profesor agregado, el rubio ¿cómo le decían?
–Panerai– Sí Camilo Panerai, eran los profesores de Dibujo Técnico.

¿Este dibujo cubría la parte técnica y la artística?

—No, había el dibujo a mano alzada que era el dibujo libre.

¿Qué incluía copias de modelos?

—No de modelos no, de dibujos, de estructuras de edificios, capiteles, árboles también, vegetación. El dibujo arquitectónico era la parte técnica...

Yo le preguntaba esto porque cuando yo entré a la Facultad en el 66 ya desaparecía el taller de maquetas y había una serie de bustos, de esculturas...

—Sí, pero eso era otra cosa, eso era maquetas, modelado, escultura que era una asignatura ella sola, creo que medio curso o un año, y se modelaba con barro
–y hasta con papel, una vez estuvo un profesor, arquitecto norteamericano, que hacia maravillas con el papel, y hasta se resolvían problemas estructurales doblando el papel , es una lástima que todas estas cosas se hayan perdido de la escuela.

Pero usted ha sido profesor durante muchos años y creo que de dibujo precisamente y si comparara el nivel de la formación, su evolución ¿Podría...?

—Mira, es difícil porque depende de los requerimientos de los cursos, pero hay muchas técnicas que se han dejado de dar ... y yo si, bueno, creo que si, que ahora no serían capaces de hacer las cosas que hacíamos nosotros de estudiantes...—Y salíamos, el grupo completo se fue a Varadero a dibujar el mar, la vegetación, dibujábamos obras, edificios. Oye, yo recuerdo que tuve que hacer un capitel en perspectiva, un capitel corintio, que se las traía ¿sabes? Y había que dibujarlo a mano alzada y con instrumentos.—Con curvígrafos y tiralíneas...Para el final quedaron la muestra de varios dibujos que guardan, entre ellos los que le valieron a Vicente la entrada, por oposición, como profesor del claustro de la facultad y la nota de un premio especial de Margot en la asignatura Historia del Ornamento.

¿Y todas las clases las daban en el edificio de la escuela junto con los ingenieros?

—Sí, el edificio se compartía con los ingenieros. Las aulas estaban en todo el edificio y había muchas clases que dábamos juntos...abajo los talleres, los laboratorios, el de hormigón...
—Había asignaturas que no dábamos, ellos daban más matemática que nosotros, a su vez no daban historia del ornamento.
—Las matemáticas básicas eran comunes para ambos, pero después a nosotros no nos daban estructuras para ferrocarril, que era un problema netamente para ingenieros, pero nosotros dábamos para edificios, estructura en hormigón y en acero igual que los ingenieros.
—Oye, Vicente calculó él solo el edificio de N y 21.

Edificio en 21 y N, Vedado. Proyecto de los años 50, de Lanz - Del Pozo

—Si eso es algo que yo creo, como dirías tú, que también se ha ido perdiendo en la formación y a mí siempre me gustaron las estructuras, me sentía cómodo calculando las estructuras, aunque después por razones económicas, de tiempo de trabajo, ya después de graduados, trabajando como profesionales uno prefería contratarle el trabajo a los ingenieros. Iba y le decía a Isabelita Withman, mira calcúlame esto y así era más rápido.
—Y bueno también había arquitectos estructurales que les gustaba el cálculo, Hilda Fernández Vila es arquitecto y toda su vida se ha dedicado a las estructuras.

ubicación en Google earth, del edifcio de 21 y O: http://www.panoramio.com/photo/11620270

3 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.