Vicente Lanz y Margot del Pozo (III)

Tercera parte, de la conversación entre Juan García y Vicente Lanz y Margot del Pozo.

¿Me hablaron de una asignatura sobre estilos arquitectónicos?

—Bueno, como asignatura no, se daba como parte de dibujo arquitectónico en segundo año, en primero era como dibujo geométrico, las intersecciones y todas esas cosas y ya en segundo año se daban los estilos clásicos y ya ahí tenías que dibujar con más precisión, hacer un pórtico dórico con sus dimensiones a diferentes escalas, a lápiz y después aguada negro o carmelita...

¿Y el Vignola, como se introducía en todo esto?

—Ahí, ahí...
—Sí, ahí en el segundo año...

¿Y después en los talleres de diseño, no se usaba como elemento de diseño en los talleres en la composición de espacios, en las viviendas?

—No no no, eso ya era proyecto,
—Solamente se usaba si te pedían un estilo puro clásico por ejemplo un pórtico de un mausoleo en el cementerio, o la entrada de un lugar, entonces se consultaba con el Vignola para las proporciones, para hacer el estilo que te pedían.

Y cuando ustedes terminan... se supone que la quema del Vignola fue después que ustedes se marchan ...

—Sí, ya habíamos terminado, pero...

Yo nunca he logrado entender bien el sentido de esa quema, lo he visto como un hecho simbólico que le abre paso a la arquitectura moderna...

—No no no, fue para evitar dedicar un curso a dibujar los estilos clásicos y dedicar ese tiempo a dar proyectos más libres, más contemporáneos dedicados a la arquitectura nueva y ahí siempre hubo pugnas y huelgas para tratar de quitar esa asignatura y en definitiva se hizo un cambio que fue introducir una arquitectura más liberal, que tu pudieras hacerla más moderna...
—¿Pero donde era eso Vicente?
—En segundo año,
—Bueno pero imagínate, eso vino a ser por el año 41 ó 42. Nosotros dábamos los órdenes clásicos nada más –y esto Margot lo pronuncia marcadamente– en dibujo arquitectónico en segundo año, como un problema de aprender a dibujar esas cosas perfectamente, pero de ahí en adelante nunca más sacaron los órdenes para que nosotros proyectáramos, nosotros proyectábamos libre...¿Cuándo empezaron los esquis–esquis? ¿En tercer año? ¡Jamás se habló de eso! En viviendas, en lo que pusieran, nunca se habló de los órdenes clásicos.
—Como alumnos en proyecto en segundo año eran que se daban los estilos aplicados a elementos, a cosas sencillas y ya en tercer año era que entrábamos en proyectos y ya como profesor es que yo vivo el cambio en que se accede a disminuir, a no hacer obligatorio los estilos; te daban en segundo año a proyectar una fuente y no te hablaban de estilos, era libre.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.