El Día del arquitecto cubano (I)

A propósito del reciente 13 de marzo, día del arquitecto en Cuba, y las noticias sobre los premios nacionales de arquitectura, vamos a publicar diariamente, en varias partes, un trabajo de Marta Elena Lora Álvarez, de la Oficina del Conservador de la ciudad Santiago de Cuba, aparecido en la revista de la facultad de arquitectura de La Habana: “Arquitectura y Urbanismo”, Vol. XXIV, Nº 3/ 2003.

ANTECEDENTES

Como se ha explicado en otras oportunidades, tomando como base las investigaciones realizadas por la licenciada Lilliam Llanes en su libro Apuntes para una historia de los constructores cubanos, en los primeros siglos de la colonia, la mayor parte de los profesionales que venían a la Isla, formaban parte del cuerpo de ingenieros de la administración de aquella época. No existía instrucción técnica sobre esta temática, por lo que la mayoría de los constructores tenían como formación solo la experiencia acumulada en el trabajo práctico.

El 7 de febrero de 1855 se decreta la creación de Escuelas Generales Preparatorias en la Habana y Santiago de Cuba, que permitía a aquellos que seleccionaban la especialidad de Maestros de Obras, cursar dos años más en la Escuela Especial de Maestro de Obras y Agrimensor. Desde 1871 hasta 1899 surge y se desarrolla la Escuela Profesional de Maestros de Obras, agrimensores y Aparejadores, con altas y bajas en las graduaciones, muy limitadas debido a las guerras. Los estudios superiores de arquitectura solo podían realizarse en España.

Durante el gobierno interventor norteamericano, específicamente el 28 de abril de 1900, se creó la Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos de la Universidad de la Habana, en la que se graduaron 348 arquitectos en los primeros 25 años. A pesar de ello se mantuvo la formación de un grupo de profesionales en Europa y en Norteamérica que luego regresaban al país a ejercitar y aplicar sus conocimientos. En cuanto a sociedades, fueron creadas varias desde 1899, y estuvieron constituidas en esos inicios casi en su totalidad por maestros de obras y agrimensores; luego, en 1907, se creó la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Cuba, y en 1909 la Sociedad de Graduados de la Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos, en las que los arquitectos se encontraban en reducido número.
Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos.
Primer Salón de Dibujo.
La Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos de la Universidad de la Habana adscrita a la Facultad de Letras y Ciencias. Esta escuela fue ubicada en las instalaciones de la antigua Escuela Preparatoria situada en el exconvento de San Agustín en la calle Cuba entre Amargura y Teniente Rey, Habana Vieja. (las tres especialidades eran: Ingeniero Civil, Ingeniero Electricista y Arquitecto)

El 13 de marzo de 1916 aparecería la primera organización en Cuba integrada exclusivamente por arquitectos y maestros de obras: El Colegio de Arquitectos de La Habana, el que, como su nombre indica, tenía un carácter local. La labor de este Colegio concluyó después que se estableciera por una legislación, la colegiación obligatoria de estos profesionales y se fundaran los Colegios Provinciales de Arquitectos, que constituyeron la organización llamada Colegio Nacional de Arquitectos de Cuba, en 1933.

Marta Elena Lora Álvarez, “Arquitectura y Urbanismo”, Vol. XXIV, Nº 3/ 2003.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.