El Día del arquitecto cubano (V)

EN OTRAS PROVINCIAS

Aunque existen pocas referencias de las actividades en el resto del país, en las revistas Arquitectura, las crónicas encontradas permiten asegurar que este día se celebraba en el territorio nacional, en los colegios provinciales de Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Santa Clara, Camagüey y Oriente. A través del periódico Oriente se ha podido conocer la importancia que a las actividades del 13 de marzo atribuían no solo los colegiados de esta provincia, sino también numerosos factores de la sociedad. Uno o dos días antes de la celebración eran saludados y felicitados los arquitectos a partir de anuncios que eran publicados en el periódico. Esta era una forma en que instituciones culturales, centros y firmas comerciales, compañías, fábricas, etcétera rendían tributo a esta clase profesional que se había ganado merecida reputación en la ciudad y en la provincia.

Las actividades realizadas durante muchos años, hasta finales de la década de los años cincuenta eran similares a las ya explicadas. En las primeras horas de la mañana, visita al cementerio Santa Ifigenia para colocar ofrendas florales a los arquitectos fallecidos. Luego, un almuerzo de fraternidad al que asistían los arquitectos con sus esposas, representantes de otros colegios profesionales universitarios, de las autoridades civiles y militares, directores de periódicos, etcétera. Esta agradable actividad fue desarrollada en lugares como Hotel Miramar, Hotel Casa Granda, Puerto Boniato y el Escandel entre otros.

Al concluir el Presidente del Colegio pronunciaba un discurso, se tomaban acuerdos, etcétera. En este sentido, vale destacar dos momentos: en 1945 cuando el arquitecto Rodulfo Ibarra propone se denomine esquina Segrera, la que forman Aguilera y Carnicería por encontrarse allí las dos obras más importantes de este arquitecto en la ciudad, el museo Emilio Bacardí y el Palacio Provincial. La segunda ocasión, en 1954, cuando Javier Ravelo Meneses (presidente del Colegio) anuncia la construcción del edificio sede en Aguilera, frente a la Plaza Dolores, “con las últimas técnicas arquitectónicas”, como así lo exige dicha Institución.

Marta Elena Lora Álvarez, “Arquitectura y Urbanismo”, Vol. XXIV, Nº 3/ 2003
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.