Edificio Bacardí en Santiago de Cuba (II)









Concepto:

Se trata de una estructura de hormigón rigurosamente geométrica con el módulo como principal ordenador. Sin embargo no se presenta como un edificio rígido sino totalmente flexible.

Se encuentra distribuido en dos plantas. La planta alta se apoya sobre una plataforma y es totalmente libre, sostenida por ocho columnas que dejan abiertas las cuatro esquinas, con lo que el edificio adquiere mucha liviandad. El cerramiento se proyectó retirado del límite de la cubierta, creando una galería. Se hace clara aquí una estricta separación entre la estructura envolvente y los elementos definidores del espacio.

Estas características lo alejan de una estructura cerrada para generar un gran espacio libre, vidriado, permeable y versátil.

Espacios:

Debido a la pendiente que presenta el terreno, el edificio está implantado sobre una plataforma que salva esa diferencia de nivel. El acceso se da a través de una escalera lateral reforzada plásticamente por dos muros que delimitan el solar, uno con la calle hasta el estacionamiento trasero y el otro en la cara sudoeste con el terreno vecino. El segundo muro genera un patio exterior en el cual se preveía alguna escultura.

El interior se distribuye en dos plantas. La plataforma se encuentra parcialmente enterrada, respondiendo a la pendiente del terreno. Es una planta cerrada donde se ubican las funciones secundarias como almacenes, cafetería y servicios. Se puede acceder a ella tanto desde la escalera interna ubicada en planta alta como desde el exterior con una entrada independiente secundaria.

La planta alta es totalmente libre y abierta. El cerramiento es de vidrio en sus cuatro lados, retirado 6 metros de los bordes de la cubierta, generando una gran galería que bordea el espacio interior. En esta planta se encuentran las oficinas, contando como únicos elementos fijos la escalera que lleva a la planta baja y una ventilación que va de suelo a techo. A estos componentes se suman dos tabiques independientes de madera de dos metros de altura. En este gran espacio se pueden distinguir tres sectores demarcados por todos esos elementos: uno cercano al acceso y escalera que funciona como hall de entrada del edificio, otro que sirve de sala de reuniones y un tercero mayor a los dos anteriores que funciona como una amplia sala de trabajo.
Tomado del portal Història en Obres y de WikiArquitectura
6 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.