Ingenio Guáimaro, Valle de los ingenios. Trinidad (IV)



Pinturas murales en Guaímaro
Aunque esta vivienda es edificada a fines del XVIII, a principios del S.XIX fue ampliada en sus laterales, con el añadido de las “oficinas” y la sustitución de los horcones de madera, similares a los de las fachadas laterales y trasera, por los arcos sobre pilares en la fachada principal. La tercera generación de la famila Borrell, José Mariano Borrell y Lemus es quien da la forma definitiva a esta hermosa vivienda que ha llegado a nuestros días, este contrata al celebre arquitecto, decorador y pintor italiano radicado en Cuba: Daniel Dall Aglio, autor del Teatro Sauto y la Iglesia de San Pedro Apóstol ambas obras en Matanzas, para la decoración interior de la casa de vivienda del ingenio Guáimaro, trabajos que para febrero de 1859 ya había finalizado, se supone que las hiciera en la década del 1840 y que consistieron en uno de los salones más bellos del país, cubierto de pintura mural desde piso a techo, con temas románticos y neoclásicos a la usanza europea.

...grandes cuadros, enmarcados con ovas y recuadrados con grecas, como si fueran
lienzos colocados sobre las mismas. Los cuadros representan escenas
bucólicas, pastoriles, de ruinosos castillos, o reproducciones de conjuntos
arquitectónicos neoclásicos [...] y los característicos sauces que se aprecian
en las pinturas románticas. La decoración de los muros, divididos en
campos, es muy diferente a las que calificamos de populares. La línea
desaparece en favor de los volúmenes, con efectos de perspectiva. Se
aprecia el manejo de una pincelada apretada y apenas perceptible, que forman
grandes manchas en las que la gradación de los tonos es el principal apoyo para
la delimitación de las imágenes. El tratamiento de la luz, en especial, la
del atardecer, es uno de los mejores efectos logrados por estas pinturas. [...].
La Oficina del Conservador de Trinidad y el Valle de los Ingenios, lleva a cabo desde el año 2000 varios proyectos de restauración en esta vivienda, que incluyen un riguroso trabajo de recuperación de estas pinturas murales, una vez terminada la rehabilitación de esta vivienda y su entorno se convertirá en Centro de Interpretación del Valle, un Museo del Azúcar, donde se expondrá todo el quehacer azucarero de la región trinitaria durante los siglos XVIII y XIX.



Fuentes:
-Trabajo Final de carrera de Marcela de Lara García y R. Currás, (Tutora: Alicia García Santana)

-Guía cultural turistica de Trinidad (Foto.2ª)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.