Ingenio Delicias, Valle de los Ingenios. Trinidad


El ingenio Delicias, que fuera conocido como “Nuestra señora de los Angeles” en 1827 o como “Agua Hedionda” en 1882, llegando a hasta nuestros días con el nombre inicial de Delicias, fue de los primeros ingenios de Cuba en utilizar el bagazo como combustible, con una superficie de 40 caballerías de tierra, perteneció al antiguo Partido de Casilda. En 1882 eran sus linderos: al norte, el potrero Aracas-Marín e ingenio Manacas-Iznaga; al sur, los potreros Los Ramones y Rabo de Zorra; al este, el potrero nombrado El Barral y por el oeste con los potreros El Barro y el Güiro. En 1827 Angela Borrell y Padrón da en arrendamiento a Manuel Burin y a Francisco Aramendi el ingenio titulado Nuestra Señora de los Angeles, alias Delicias. En el inventario adjunto a este documento se consigna que el ingenio cuenta con una:”...casa de vivienda de mampostería [...]”, según consta en el Archivo Histórico de Trinidad: Protocolos de Piedra, Escritura de 6 de noviembre de 1827, f.243-245v., lo que significa que para esa fecha ya estaba construida la actual residencia. Angela Borrell fallece en 1854 y dejó el ingenio Delicias a su sobrina Bárbara Iznaga y Borrell, con la encomienda de que a su fallecimiento pasara a sus hijos, Nicolasa y Saturnino Sánchez Iznaga. En 1882 inscribe el ingenio en el Registro de la Propiedad, María de la Concepción Iznaga de Sánchez, permaneciendo en su propiedad hasta ser demolido y pasar a ser parte del “central Trinidad”.







En la casa de vivienda del ingenio Delicias, destaca como en sus similares del S.XIX en el valle, el portal que se extiende por todo el frente como protagonista buscando la máxima relación con el entorno, con seis arcos sostenidos por pilares de ladrillos y una cubierta plana, para el resto de la vivienda emplea la cubierta a dos aguas con muros de mampostería. Se refuerza la jerarquización al estar elevada sobre un podio con acceso a través de una escalinata, que nos lleva a la puerta principal de la casa ligeramente “descentrada”, al adicionar en uno de sus laterales de la vivienda un espacio destinado a despacho, las rejas de las ventanas están hechas a la manera del siglo XIX, de barrotes lisos de hierro, las puertas de acceso por lo general en estas viviendas suelen ser “ a la española”, destacando en “Delicias” unos tableros rectangulares que simulan pilastras, similares a las de Buenavista.

Además de la casa de vivienda, aun pueden verse restos del antiguo ingenio como la casa de pailas y trapiche, así como cimientos de diversas edificaciones.

Ubicación en Google earth

Fuentes:
-Trabajo Final de carrera de Marcela de Lara García y R. Currás, (Tutora: Alicia García Santana).
-Guía de arquitectura de Trinidad
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.