Conjunto residencial y de servicios; Santa Catalina y 10 de Octubre


Proyecto Santa Catalina y 10 de Octubre, propuesta para un nuevo Complejo residencial y de servicios situado en la intersección de dichas calles. El proyecto recibió el Primer Premio en la Categoría de Vivienda en el VI Salón Nacional de Arquitectura del 2008. Los autores son los jóvenes arquitectos graduados en 2001: Dayman Pedrero, Graciela García y Alejandro García, que forman el grupo DAG Arquitectos

Estado actual

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

El proyecto del conjunto residencial y de servicios Santa Catalina y 10 de Octubre surge a partir de una solicitud de la DPPFCH (Dirección Provincial de Planificación Física de Ciudad de la Habana) para el estudio de parcelas libres con potencial para la revitalización de determinadas zonas de la ciudad. Se tomó como caso de estudio la parcela sita en la intersección de las calzadas del Diez de Octubre y Santa Catalina por su importancia en la estructura funcional del municipio y por su condición ociosa. El objetivo principal del proyecto es jerarquizar el extremo Este de la Avenida Santa Catalina, una de las sendas más cualificadas de la ciudad por el tratamiento del arbolado y su valiosa arquitectura residencial, que conjuga elementos del eclecticismo y el movimiento moderno.







CONCEPTOS GENERALES

- Proveer un remate visual para la Avenida Santa Catalina.
- Aprovechar la topografía accidentada de la parcela.
- Lograr la máxima integración entre el espacio construido y el espacio abierto de participación.
- Utilizar códigos contemporáneos y de ruptura como método de jerarquización en el entorno.
- Aprovechar al máximo las visuales desde y hacia la parcela.
- Promover la yuxtaposición de funciones.




El conjunto se compone de dos volúmenes principales, uno en forma de pantalla para establecer el cierre visual y otro en forma de cuña que refuerza el eje direccional de la avenida; y marca a su vez, un acento en el recorrido de la Calzada del Diez de Octubre. La disposición articulada de los volúmenes en forma de L se concibe como telón de fondo del espacio abierto que constituye la plaza.

El complejo alberga funciones públicas de tipo comercial, cultural y recreativo en las dos primeras plantas mientras que los bloques de mayor altura se reservan para oficinas y apartamentos. La topografía del terreno se aprovecha para la localización de estacionamientos con accesos vehiculares y de servicio por la vía secundaria. La expresión formal del edificio pretende imprimir al sitio un carácter contemporáneo a través de las formas pregnantes, el uso de ángulos agudos, los materiales modernos y la combinación de colores fríos y cálidos, sin dejar de prestar especial atención a los aspectos medioambientales.




Ver Arquitectura Cubana - Varios en un mapa más grande
6 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.