PEDRO MARTÍNEZ INCLÁN, PRIMER URBANISTA CUBANO (V)

Pedro Martínez Inclán establece fuertes vínculos de intercambio con el urbanista austríaco Karl Brunner, quien visitara La Habana en dos oportunidades (en 1932 y 1937) y fuera, en Viena, heredero de la cátedra de Camilo Siffe, cuyo Manual de Urbanismo publicado en Bogotá es aplicado rápidamente en la cátedra de La Habana [1], y servirá de base para las futuras acciones proyectuales que ejecutará desde su cargo público. El gobierno del presidente Ramón Grau San Martín (1944-1948), al disponer de ingentes recursos económicos por el alza del precio del azúcar durante la Segunda Guerra Mundial, concreta un ambicioso plan de construcciones y de infraestructuras urbanas dirigido por el arquitecto José R. San Martín, Ministro de Obras Públicas [2]. Se realizaron escuelas, hospitales, conjuntos de viviendas urbanas y rurales a escala nacional, cuyos diseños se basaron en un funcionalismo pragmático -modelo aun vigente en la actualidad- que eludía todo contenido simbólico.

Martínez Inclán. Anteproyecto de avenidas Primarias y Espacios Libres. Cienfuegos 1944-1947

Plano regulador de Pinar del Río, P.M.Inclán - 1945


El universo clásico de las obras de Machado, el Monumental Moderno del primer período de Batista o la persistencia de los detalles Déco en algunas obras públicas desaparecieron totalmente de las nuevas edificaciones que, sin embargo, se caracterizaron por su calidad técnica y constructiva. Martínez Inclán es nombrado asesor del Plan por el Director General de Arquitectura, Luis Dauval Guerra, y tiene la posibilidad de poner en práctica sus ideas sobre las funciones urbanas tanto en La Habana como en los planes reguladores de Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos, Camagüey y Santiago de Cuba. En ellos, los rasgos distintivos radican en la jerarquización y ordenamiento de las vías, la presencia de áreas verdes y el intento de crear zonas diferenciadas de viviendas, industrias, comercios y recreación. En La Habana, finalmente se concretan algunas de las vías de su plan original -la Avenida de Atarés, Acosta, Santa Amalia y la Vía Blanca- así como algunos espacios verdes urbanos: los parques zoológico y forestal, el primero diseñado por el arquitecto Antonio Quintana.

Sus concepciones urbanísticas cambiaron respecto al precedente enfoque académico. Las experiencias inglesas y norteamericanas, le llevan a valorar las ciudades de dimensiones reducidas y a estudiar los servicios comunitarios de los barrios de viviendas. Sorprenden aun hoy los planteamientos enunciados en la conferencia impartida el año en que fuera nombrado Profesor Emeritus (1949) demostrando la necesidad de la diversificación de los centros escolares -en escala y contenido- y la creación de los Health-Centers a nivel de barrio con una estructura funcional similar a los actuales consultorios del médico de la familia implantados en La Habana a partir de la década de los años ochenta [3].





El Parque Residencial Obrero de Luyanó, realizado en colaboración con Antonio Quintana, Mario Romañach y Jorge Mantilla constituye la obra más importante de este período. Inaugurado parcialmente en 1947, debía contener mil quinientas viviendas individuales, ocho bloques de apartamentos, un mercado libre, un centro escolar, un campo de deportes, un asilo de ancianos y una “créche”. Nunca fue totalmente terminado y su importancia radica en el hecho de constituir el único ejemplo de viviendas obreras realizado en La Habana a partir de las tipologías habitacionales del Movimiento Moderno. Las unidades que contienen los apartamentos alcanzan una significativa expresión plástica a partir del tratamiento de las galerías continuas de circulación en el exterior de los bloques y la configuración volumétrica de las cajas de escaleras.



[1] MARTÍNEZ INCLÁN, Pedro. “Una gran conferencia sobre urbanismo” en Arquitectura 133. La Habana; agosto 1944. R 391. ARANGO, Silvia. Historia de la Arquitectura en Colombia. Bogotá: Centro Editorial y Facultad de Artes, Universidad Nacional de Colombia; 1989. R 199. Brunner escribió el Manual de urbanismo en dos tomos (1938/939).

[2] República de Cuba, Ministerio de Obras Públicas. Memoria del Plan de Obras del Gobierno del doctor Ramón Grau San Martín. La Habana; 1947.

[3] MARTÍNEZ INCLÁN, Pedro. “Urbanismo” en Arquitectura 190. Año XVII. La Habana; mayo 1949. P. 133.


Por: Roberto Segre 5ª Parte. Ver aquí la 1ª Parte - 2ª Parte - 3ª Parte - 4ª Parte
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.