Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Sede del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

Imagen
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Foto: Ole Holbech

El arquitecto Rafael de Cárdenas y Culmell, uno de los más prolíficos de la primera mitad del S.XX, fue merecedor en tres ocasiones de la “medalla de oro” que concedía el colegio de arquitectos, que además trabajó durante un tiempo en la oficina del afamado Richard Neutra en California.

Entre su extenso aporte a la arquitectura cubana, proyecta en 1930 un edificio con claras referencias al rascacielos americano contemporáneo de líneas y ventanas verticales, una de las primeras construcciones de “La Rampa”. Donde radica desde hace años el Ministerio de Trabajo en 23 y esquina O.

Son varios los autores que fijan su construcción en 1930, sin embargo no tienen en cuenta la edificación que existía anteriormente en este mismo lugar, la sede de “Ford Motor Company”, que como se puede apreciar en las imágenes, tiene una volumetría similar al edificio actual, lo que hace suponer que el proyecto de Rafael de Cárdenas fue una intervención …

LA NATURALEZA, EN ANTONIO QUINTANA.

Imagen
Cabañas experimentales en la playa de Jibacoa, proyectadas por Antonio Quintana en 1959.





Emprender el análisis del vínculo con la naturaleza en las diversas propuestas discursivas de aquellos profesionales cubanos cuyos trabajos han alcanzado un nivel adecuado en el orden estético es importante como vía para llenar los vacíos de conocimiento sobre esta temática y un medio para ello es el estudio y divulgación de la labor desarrollada durante el ejercicio de la profesión.

En tal sentido es necesario conocer y promover más las claves proyectuales que han regido la poética inmanente en la trayectoria de Antonio Quintana Simonetti, siendo una de sus características principales el nexo indisoluble entre la naturaleza y la arquitectura, unido a una sostenida calidad estética en la mayoría de sus obras.



Hasta el momento tanto la arquitectura construida como la inmatérica de este artífice han recibido una mayor atención por parte de investigadores y críticos, realizándose estudios de diferentes …

Edificio de Oficinas en San Catalina y Boyeros. 1956

Imagen
Hoy traemos una pequeña obra muy lograda, que aunque no ha trascendido como otros ejemplos más conocidos de la época dorada del movimiento moderno dentro de la arquitectura cubana, es un edificio de oficinas construido en 1956 para Pintec, S.A., por los arquitectos Manuel Labandero Humberto Santo Tomás, en el eje industrial que se formó en la avenida de Rancho Boyeros. Este edificio fue durante muchos años, sede de la empresa de la construcción: ECOA-25.




Dibujo de plantas en cad: HBN

Sobre la avenida Boyeros y su vinculación con la moderna industria, escribía la profesora Maria V. Zardoya en un artículo:

Merecen una atención aparte las construidas a lo largo de la carretera a Rancho Boyeros durante la década del cincuenta del pasado siglo. Este eje fue concebido en 1931 como enlace entre el centro y la zona suroeste de la ciudad de La Habana para favorecer la comunicación con el reparto Lutgardita y la zona industrial aledaña promovida por el gobierno de Machado, quien tenía propied…

Las Escuelas Nacionales de Arte en 1965

Imagen
Entre 1961 y 1965 se construyeron una de las obras más importantes del periodo revolucionario: las escuelas nacionales de arte (ENA). En la revista Arquitectura Cuba nº 334, de 1965, Hugo Consuegra publicó uno de los primeros de los muchos artículos y libros que se han dedicado a esta experiencia constructiva, de los arquitectos Ricardo Porro, Vittorio Garatti y Roberto Gottardi, quienes diseñaron las escuelas nacionales de danza contemporánea, artes plásticas, , música, ballet y arte dramático.

Vittorio Garatti y Alberto Moravia en las escuelas de arte, durante una visita del escritor a Cuba

La Escuelas Nacionales de Arte en 1965





View Arquitectura Cubana - Varios in a larger map

El Batey en la Hacienda Cafetalera del Siglo XIX, en Santiago de Cuba

Imagen
El conjunto de ruinas del sistema de cafetales desarrollado por la inmigración francesa del siglo XIX en el territorio Gran Piedra al este de la ciudad de Santiago de Cuba, presenta particularidades muy propias que lo distinguen dentro del patrimonio cubano cafetalero desarrollado en el siglo XIX, destacándose la caracterización tipológica del batey como respuesta de adecuación a la conformación de los terrenos montañosos, que generó variaciones en la manera de expresarse planimétricamente en las distintas áreas de emplazamiento, para garantizar el funcionamiento lógico de los componentes productivos y domésticos que garantizaban el accionar de este sistema de producción.


Interiores de la casa de vivienda del cafetal "La Isabelica". Fotos de interior: The World Heritage Collection

El Batey en la Hacienda Cafetalera del Siglo XIX, en Santiago de Cuba

La produccción cafetalera en Santiago de Cuba

Imagen
El paisaje arqueológico de las primeras plantaciones del café del sudeste de Cuba, es el segundo que tiene el país en la categoría de los paisajes culturales reconocidos en la lista del Patrimonio Mundial. Los restos de este sistema de plantación representan los trabajos combinados del hombre y la naturaleza, además de poseer valores excepcionales por constituir un exponente auténtico del quehacer constructivo y productivo del patrimonio agroindustrial rural cubano. En este contexto, el conjunto de ruinas del sistema de cafetales desarrollado por la inmigración francesa del siglo XIX en el territorio Gran Piedra al este de la ciudad de Santiago de Cuba, presenta particularidades muy propias que lo distinguen dentro del patrimonio cubano cafetalero desarrollado en el siglo XIX, destacándose la caracterización tipológica del batey como respuesta de adecuación a la conformación de los terrenos montañosos.

Batey, cafetal "Tres arroyos". El batey se expresa como un volumen escalon…