Edificio de Oficinas en San Catalina y Boyeros. 1956


Hoy traemos una pequeña obra muy lograda, que aunque no ha trascendido como otros ejemplos más conocidos de la época dorada del movimiento moderno dentro de la arquitectura cubana, es un edificio de oficinas construido en 1956 para Pintec, S.A., por los arquitectos Manuel Labandero Humberto Santo Tomás, en el eje industrial que se formó en la avenida de Rancho Boyeros. Este edificio fue durante muchos años, sede de la empresa de la construcción: ECOA-25.




Dibujo de plantas en cad: HBN


Sobre la avenida Boyeros y su vinculación con la moderna industria, escribía la profesora Maria V. Zardoya en un artículo:

Merecen una atención aparte las construidas a lo largo de la carretera a Rancho Boyeros durante la década del cincuenta del pasado siglo. Este eje fue concebido en 1931 como enlace entre el centro y la zona suroeste de la ciudad de La Habana para favorecer la comunicación con el reparto Lutgardita y la zona industrial aledaña promovida por el gobierno de Machado, quien tenía propiedades en las cercanías, y además para beneficiar a una incipiente aviación. Años más tarde adquirió una gran importancia como conexión con el aeropuerto y fue ampliada a cuatro vías en 1951 propiciando así la aparición de nuevas urbanizaciones en la zona, como Altahabana y Fontanar, conectadas a ella.

Su periférico recorrido por la zona sur de la ciudad, casi paralelo a la línea del ferrocarril, se convirtió en una codiciada franja para emplazar nuevas industrias. En un trayecto que se inició en el mismo corazón de la ciudad, el importante nudo de convergencia de la avenida Carlos III, hoy Salvador Allende, con la calle G del Vedado, pasando por donde se construiría un nuevo centro administrativo para La Habana y el país, en torno a la Plaza Cívica, a lo largo de la llamada Avenida Independencia, hasta llegar al Cacahual, se construyó un gran número de edificaciones productivas de diferente carácter, generalmente asociadas a industrias “limpias”.

Las señalizaciones de la presencia de cada una de ellas constituyeron elementos de referencia a lo largo de su recorrido, incluso en horas de la noche. Mientras en las zonas céntricas de la ciudad los lumínicos anunciaban los comercios y centros nocturnos de recreo, en la periferia las luces de neón señalaban la presencia de modernas industrias, en una frecuencia diferente, propia para ser visualizada desde un vehículo. De la misma manera en que a lo largo de su historia se fueron alineando fábricas en las márgenes del río Almendares, muchas ya desaparecidas con el avance de la ciudad, la avenida Boyeros se convirtió en un nuevo eje articulador de modernas instalaciones industriales que ha mantenido esa vocación hasta el presente, siendo testigo de la continuidad de la arquitectura moderna en las industrias construidas después de 1959.


View Arquitectura Cubana - Varios in a larger map
1 comentario

Entradas populares de este blog

El Neocolonial "a lo cubano" de Govantes y Cabarrocas.

ARQUITECTURA DEFENSIVA Y URBANISMO EN MATANZAS. UN PROYECTO DE BATERÍA Y DÁRSENA EN 1839.

Día del arquitecto.