Del convento a la CUJAE. Más de cien años de enseñanza de arquitectura en Cuba. (VIII)


LA UNIVERSIDAD A PARTIR DE 1959

A partir del triunfo revolucionario se producirá una transformación de la educación superior en el país. En primer lugar, se plantea realizar una Reforma Universitaria, la cual es llevada a cabo entre 1960 y 1962, definiendo precisamente la necesidad de transformar la educación superior en Cuba. Se oficializa la universidad mediante la estructuración de un sistema único de enseñanza y se eliminan las universidades privadas; se plantea la creación de un mayor número de especialidades y cambiar la estructura de matrícula en función de las necesidades del país, así como basar el desarrollo de la enseñanza universitaria en la investigación científica. Como parte de los acuerdos de la Reforma, se ampliaban las carreras técnicas y se fusionan en noviembre de 1961 las Facultades de Arquitectura e Ingeniería en lo que sería la Facultad de Tecnología de la Universidad de La Habana, donde además de las especialidades existentes, se le sumarán las de Ingeniero Químico e Ingeniero Industrial.

LA CIUDAD UNIVERSITARIA

La Universidad de La Habana había crecido, pero a fines de los años cuarenta sus instalaciones eran insuficientes y respondiendo a influencias de los nuevos campus en Estados Unidos y América Latina, se expresa la necesidad de conformar una ciudad universitaria, idea incluida en el plan de gobierno del rector Clemente Inclán y llevada a una primera propuesta en un Trabajo de Grado de Arquitectura en 1950. La propuesta partía de las edificaciones existentes, reubicando las diferentes facultades y completando el conjunto con aulas, laboratorios, residencias estudiantiles, instalaciones deportivas y culturales, comedores y otras, y se extendía en las áreas libres hasta la Quinta de los Molinos.

Otros alumnos, en el curso siguiente, culminaron la carrera con propuestas específicas para algunos edificios, [Pedro Martínez Inclán: “La ciudad universitaria de La Habana”, Espacio No. 2, Vol. 1, La Habana, enero-febrero de 1952, p. 11], en los que se rompe con las codificaciones clásicas, asimilando influencias modernas. Por otra parte, se evidencia la falta de espacio en el edificio que Arquitectura compartía con Ingeniería y en los años cincuenta el Decano de Arquitectura, a partir de los planteamientos de la Asociación de Estudiantes, crea un patronato para construir un nuevo edificio, que se ubicaría entre el estadio y la Facultad de Filosofía.

Durante los cincuenta se reiteran las ideas de crear una ciudad universitaria y ello se enfatiza en la ponencia de Cuba al VIII Congreso Panamericano de Arquitectos de 1952; en los programas de la Federación Estudiantil Universitaria y en distintos artículos publicados en aquel momento. También la Junta Central de Planificación había evaluado en 1955 la posibilidad de terrenos para la ciudad universitaria, proponiendo los cercanos al central Toledo.

Se partía de una alternativa de carácter especulativo, basada en la venta de los terrenos de la colina universitaria, acción redituable que debía permitir la construcción de las nuevas instalaciones. Así se alcanzarían además otros objetivos: alienar la actividad universitaria del centro de la ciudad, ante las crecientes manifestaciones del estudiantado en oposición al gobierno, y favorecer manejos especulativos al aprovechar la ubicación de las áreas de la universidad habanera para la construcción de grandes edificios de oficinas, hoteles y otros en consonancia con el alto precio de esos terrenos.
Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El Neocolonial "a lo cubano" de Govantes y Cabarrocas.

ARQUITECTURA DEFENSIVA Y URBANISMO EN MATANZAS. UN PROYECTO DE BATERÍA Y DÁRSENA EN 1839.

Día del arquitecto.