Cafetería El Galápago de Oro. El Parque Lenin: cuatro décadas después. (VI)

El arquitecto Mario Girona resolvió el gran techo para esta cafetería de autoservicio con el empleo de la estructura de una antigua vaquería existente en el lugar. Las columnas originales fueron embebidas en pesados pilarotes enchapados en la piedra local y la cubierta fue rodeada de un ancho pretil con gárgolas que jalonan el perímetro de la instalación (figura 18). La decoración interior, en un lenguaje rústico y sencillo, fue resuelta con redes de soga y otros materiales naturales que complementaban armónicamente la arquitectura de la instalación, sin llegar a sobrecargarla.

Hoy, el gusto kitsch invade el establecimiento: las sogas, redes y otros materiales rústicos han sido sustituidos por cercas de alambrón y planchuelas ornamentales pintadas en vivos colores, y la gráfica y otros elementos decorativos discrepan con el discurso original (figura 19). Afortunadamente, el simpático mural exterior que enmascaraba el acceso a las áreas de servicio, obra del artista Reinaldo López Hernández, se mantiene en buen estado, así como la jardinería y los caminos exteriores (figura 20). (Por María Elena Martín Zerquera, en Arquitectura y Urbanismo vol.34 no.1 La Habana ene.-abr. 2013)

Cafetería El Galápago de Oro. Foto: Ivis Acosta

2 comentarios

Entradas populares de este blog

Rehabilitación de “San Ignacio, 360”. Plaza Vieja, Habana Vieja.