Rafael Moneo en La Habana

La Habana, 3 jul (PL) El famoso arquitecto español Rafael Moneo Vallés dejó abierta hoy la posibilidad de asentar una obra suya en el Centro Histórico de la capital cubana.
"Yo había oído siempre contar maravillas de cuánto esta ciudad realmente conmovía, pero ahora tengo la impresión de que una ciudad como ésta tiene más que ver con el sentimiento que con el asombro", afirmó el artista antes de iniciar una conferencia este jueves. Moneo recorrió el Centro Histórico de La Habana atendido personalmente por el Historiador de la Ciudad, doctor Eusebio Leal Spengler. Sería "un monumento a la arquitectura contemporánea", sugirió Leal Spengler, al comentar la posibilidad de un proyecto de Moneo en La Habana.

El autor de la ampliación del Museo del Prado (Madrid) disertó durante unas dos horas ante un auditorio compuesto por reconocidos arquitectos cubanos. También asistieron decenas de jóvenes especialistas, quienes abarrotaron el antiguo Oratorio San Felipe de Neri, convertido en sala de conciertos. "Pocas ciudades establecen una relación tan íntima entre la gente que la ocupa y la ciudad misma", expresó Moneo. En un aparte con la prensa, al referirse a las labores de restauración en La Habana Vieja, manifestó sentirse identificado favorablemente con ellas, "no tanto por su resultado material como por lo ambicioso de este proyecto global".

Moneo calificó su proyecto del Ayuntamiento de Murcia (1991-1998) como un problema típico de construir en un Centro Histórico, con retos que incluye las conciliaciones visuales entre las antiguas fachadas barrocas y la irrupción de una nueva edificación en la Plaza del Cardenal Belluga. Seguidamente se refirió al Archivo General del Reino de Navarra, en Pamplona (1995-2003), con el que logró —a partir de un caserón ruinoso— hacer resurgir una nueva edificación donde "aflorara lo gótico". Por último, trató sobre sus concepciones en la ampliación del Museo del Prado —concluida en 2007—, respetando el valor del edificio construido por Juan de Villanueva en el siglo XVIII como Gabinete de Ciencias Naturales.

Fuente: Prensa Latina. foto: Alejandro ernesto/EFE

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
HBN. Muy bien!! Interesantísimo. Ya extrañaba los articulos. Saludos. CH.q
Unknown ha dicho que…
NADA DICES HBN DEL PROYECTO DE TERE Y OSCAR PARA EL PACKARD PUBLICADO EN EL NEW YORK TIMES?
Unknown ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RCI ha dicho que…
Encantado lo haría, pero no conozco el proyecto ni la noticia, si me das la referencia nos hacemos eco
Anónimo ha dicho que…
Habria que estudiar la propuesta de Moneo para corroborar esa idea de Leal, de un monumento a la arq contemporanea. Puede y no puede ser, y ahi esta la carta del juego, porque si nos pasa lo mismo que con la universidad de San Geronimo, perdemos otra buena oportunidad de insercion en la nada contemporanea Habana Vieja.
Fabian Martinez ha dicho que…
Puede encontrarse en algun sitio web o publicacion la propuesta de Rafael Moneo? seria interesante verla pues Moneo tiene realizaciones muy interesantes de como insertar un objeto contemporaneo en contextos historico-patrimoniales de gran valor.
El caso de Murcia y el Museo Romano por solo citar dos grandes obras que son ejemplares y muy buenas propuestas a estudiar de cerca.
No se que habra propuesto Moneo pero la idea de hacerle venir no deja de ser interesante y Cuba necesita de aire fresco, pues a la hora actual se han abandonado todas aquellas posiciones interesantes de los primeros anos de rehabilitacion del centro historico para terminar siendo reemplazadas por una arquitectura de la representacion y de farsas como sucedio con la universidad de San geronimo, un verdadero atentado contra el patrimonio arquitectonico y cutural de La Habana, en pocas palabras una verguenza. Con todo respeto para el senor Jose Linares, quien llevara a cabo dicha rehabilitacion.

Entradas populares de este blog

Silent Witnesses: Modernity, Colonialism, and Jean-Claude Nicolas Forestier's Unfinished Plans for Havana

Una obra de Carlos J. Miranda Cuadra. La Habana, 1958.