Edificio Asclepios. Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. (I)

La clínica Asclepios, de la que hicimos una breve reseña, fue diseñada por la firma Lanz – del Pozo, edificio totalmente reconstruido a fines del pasado año. Ahora forma parte del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular junto al antiguo Cardiovascular, también conocida como clínica Antonetti cuando se fundó, también restaurado y ampliado. En estas imágenes se puede apreciar el estado en que se encontraba y después de rehabilitado.




Uno de los valores iniciales de este proyecto, fue la inclusión de una manera muy creativa e integrada en el diseño del edificio, de un mural hecho por el escultor Rolando López Dirube.



View Arquitectura Cubana - Varios in a larger map
Fotos:
Ivis (Memorias de una cubanita)
Ecobio (de Panoramio)

Comentarios

jecuevas ha dicho que…
Conveniente la reforma del edifcio, sobre todo por su continuado uso. También por España se edificaron inmuebles con inclusión de grupos escultóricos entre los años 60 y 70: una bonita forma de dignificar aún más el edificio.
RCI ha dicho que…
Gracias por tus palabras amigo Cuevas, es bastante amplia la integración de la escultura y la pintura mural en la aqruitectura cubana de los cincuenta.
Juansinmiedo ha dicho que…
Cuando pienso de arte en edificios inmediatamente me viene a la mente el Riviera, con esa escultura que me recordaba un pez aguja sentado con brazos abiertos y la cúpula de mosaicos, claro sin dejar atrás el Habana Libre con su mural.

En Miami desde 1973 ha existido una una ordenanza que requiere que un 15% del costo de edificios y facilidades públicas se emplee en obras de arte. Ver http://www.miamidade.gov/publicart/ para más detalles. El problema es 1) determinar qué es arte, y 2) el mantenimiento. Por ejemplo, hay una escultura en un edificio residencial en US 1 y Douglas Road que ha sido descrito como dos refrigeradores de acero inoxidable balanceados uno contra el otro. Ese se ha mantenido en buen estado, pero otros como uno que consistía de prismas de vidrio pegados a un enorme ventanal en el aeropuerto han pasado a la historia porque los prismas se despegaban y se caían y la gente se los llevaban de souvenirs. Otro es el Sun Stations (Dale Eldred, 1983) en la estación de Metrorail de Coconut Grove, los paneles de difracción han sufrido los efectos de la intemperie y ya no funcionan. Pero creo que hemos aprendido con las experiencias y las obras comisionadas hoy en día tienen que pasar el criterio de la durabilidad.
RCI ha dicho que…
Así es Juan, esas esculturas habaneras que mencionas junto a otras son de las más significativas.

Sobre esa experiencia de Miami, es muy interesante lo que comentas y es bueno saber lo de la exigencia de durabilidad, son cosas que a veces si el escultor no tiene experiencia de obra instalada, no repara en esas cuestiones, también le sucede a los arquitectos que obsesionados con un supuesto arte del proyecto, técnica y funcionalmente no sirve.

Gracias por tus palabras, como siempre.

Entradas populares de este blog

Silent Witnesses: Modernity, Colonialism, and Jean-Claude Nicolas Forestier's Unfinished Plans for Havana

Una obra de Carlos J. Miranda Cuadra. La Habana, 1958.