Vivienda en “El Biltmore”, Habana. 1954


Raúl José Martínez Vargas, otro destacado arquitecto cubano legado al olvido, fallecido en 1955, y que fue jefe de arquitectura para las obras del cementerio de Colón. 

Construyó en 1954 para un matrimonio y dos hijos, en una parcela relativamente pequeña, de 26m x 32m ubicada en el antiguo reparto Biltmore, de La Habana, una vivienda de dos plantas, ubicando las habitaciones y la biblioteca en la segunda planta, la sala de estar es el mas importante espacio de toda la vivienda, con un doble puntal e iluminada por grandes ventanales que se asoman a terrazas y jardines, la cubierta es inclinada a lo largo toda la vivienda. Una losa de hgón., en forma de marquesina aislada de la estructura, sirve de entrada a la vivienda, como elemento muy característico de la época. Las escaleras interiores están muy integradas, usando incluso peldaños aislados y empotrados en un muro lateral, recurso de diseño aun muy contemporáneo. 

Raúl J. Martínez Vargas controlaba hasta el mas mínimo detalle en todos sus proyectos, llegando a diseñar incluso el mobiliario y la decoración interior. Vaya este pequeño homenaje a su labor y el deseo de no olvidar mas.
Por: RCI











Comentarios

Entradas populares de este blog

Silent Witnesses: Modernity, Colonialism, and Jean-Claude Nicolas Forestier's Unfinished Plans for Havana

Una obra de Carlos J. Miranda Cuadra. La Habana, 1958.