Una obra de Carlos J. Miranda Cuadra. La Habana, 1958.


El movimiento moderno cubano (docomomo) tiene aún mucho que rescatar y divulgar, hoy volvemos sobre un no muy conocido arquitecto cubano, Carlos José Miranda Cuadra, que vivía en la calle 9 y esquina a 2 en Miramar, La Habana. Hace un tiempo dimos razón de un proyecto suyo en el Vedado. Mostramos hoy una vivienda unifamiliar que hiciera para Martin Guillermo Salazar, en 1958 ubicada en los terrenos del antiguo “Country Club” habanero. 


La casa desarrollada en una sola planta, y de no mucha superficie en comparación con otras viviendas de la zona, presenta una horizontalidad muy marcada al extenderse en paralelo a la calle y dividiéndola en dos espacios diferenciados por sus funciones, la derecha y la izquierda, habitaciones (noche) a la izquierda y salones, cocinas y servicio a la derecha, esta última protegida por un gran muro celosía de lamas verticales, que adquiere gran protagonismo de diseño en la fachada y a su vez protege del sol directo que permite iluminar y dar ventilación a la zona de servicios de la vivienda.


Como curiosidad, el promotor de esta esta vivienda, del que no conocemos mucho, si se sabe que no era alguien que destacara entre las fortunas cubanas, está registrado que desarrolló un trabajo publicado por la universidad de oriente, sobre el desarrollo petrolero de Cuba, aparece además en la oficina de invenciones, con una patente sobre un tipo de valla publicitaria y tenía un velero registrado a su nombre donde podía recibir llamadas telefónicas, tal como aparece en el directorio telefónico cubano, del año 1958… la modernidad.

Por: RCI

Comentarios

Entradas populares de este blog

Silent Witnesses: Modernity, Colonialism, and Jean-Claude Nicolas Forestier's Unfinished Plans for Havana